Hoy retomo el camino, la inquietud y el esfuerzo de escribir...
Amenazo, vuelvo a escribir en éste, mi blog, como una Reina Tuerta en un mundo de ciegos.

miércoles, 29 de enero de 2014

¿El mundo es una mierda?

Hoy en una clase y mientras hablábamos de la posibilidad de cambiar lo que nos rodea, un chico de 12 años me ha dicho que el mundo es una mierda. Y, claro,  yo ante tal aseveración poco menos que apocalíptica, he corrido como una loca para decirle que eso no es así,  y me ha faltado tiempo para darle todo tipo de argumentos,  algunos más manidos que otros, incluso algunos ñoños,  para convencerle de todo lo contrario. Supongo que se apoderó de mí un instinto de super madre protectora, aumentado y corregido con la locuacidad y verborrea de cualquier autora de libros de autoayuda. El caso es que ni siquiera creo que lo consiguiera. 
Luego,  de vuelta a casa, he estado dándole vuelta a sus palabras, pocas pero terribles, y a esa expresión de impotencia y resignación de su cara. ¿Realmente podemos cambiar el mundo? , ¿No es en el fondo esta vida una mierda? , ¿Lo que le dije lo pensaba o sólo lo deseo?...
Imagino que las respuestas pueden ser muchas y muy diversas, según experiencias, estados de ánimo,  hora del día o sencillamente interlocutor.  Quiero pensar que sí es posible, que sí  podemos cambiar, si no al mundo entero, el mundo de alguien y que esta vida no siempre es una mierda. Lo difícil será hacérselo llegar a él. En fin, esa será una lección más,  aunque intuyo que esta vez, y más que nunca, será el ejemplo lo que les llegue. ¿Cómo lo voy a hacer?...aún no lo sé.  Lo que sí sé es que soy tozuda y que a ese chico le tengo que insuflar esperanza, así que no reíros si ahora me veis ayudando a viejecitas a pasar el paso de peatones que está delante del colegio. ¿Por algún sitio tendré que empezar,  no? Jajaja

4 comentarios:

  1. Buenos días. ¡Qué agradable es leer algo bien hilado y razonado!
    A priori, estoy con tu alumno de 12 años. Los argumentos para rebatir esa hipótesis pueden ser muchos y deben serlo, pero es que hay tantos indicadores de que este mundo es una mierda...
    Te empiezo a seguir y te enlazo en mi humilde blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es curioso como nuestros jóvenes parecen tan, tan viejos... y se quedan tan tranquilos afirmando que la vida, la que están comenzando a vivir, es una porquería. ¿No será que entre todos estamos haciéndonos cada vez más escépticos, más mediocres, más sin sentido? , ¿y qué a pesar de nuestras ideologías liberales, nuestras políticas de inclusión de minorías, nuestras ansias consumistas… nos sigue faltando encontrar el verdadero sentido de nuestra vida? No solo pasa en nuestro cole, es un fenómeno mundial, y lo malo es que todos estamos cayendo en la trampa, porque lo que verdaderamente merece la pena se nos está escapando entre los dedos.

    ResponderEliminar