Hoy retomo el camino, la inquietud y el esfuerzo de escribir...
Amenazo, vuelvo a escribir en éste, mi blog, como una Reina Tuerta en un mundo de ciegos.

domingo, 11 de enero de 2015

Cuatro tornillos, un estornudo y un cabreo.

   Hace 41 días estornudé. Sí, justo al levantarme estornudé. Un estornudo como otro cualquiera, porque no soy excesivamente exagerada cuando estornudo. No fue de esos que oyes al vecino de tres casas atrás. No. No soy de esas. Suelo ser comedida hasta para eso. Pero hoy no. Hoy no me da la gana. Hoy estoy cabreada.
 
Y estoy cabreada porque no puedo cabrearme, porque se supone que no tengo derecho a cabrearme, porque, después de todo, el estornudo sólo desencadenó una repentina operación de espalda. Y claro, eso no es para tanto, porque,  tal y como se empeñan en recordarme cada vez que alguien tiene la deferencia de venir a verme o llamar, de esto no me voy a morir y, claro, siempre pudo ser peor. Sí, señores, claro que pudo ser peor y claro que no me voy a morir de esto, de aburrimiento y de escuchar estupideces puede, pero de esto no.
   Y es que todo el que te quiere consolar, siempre saca a colación un vecino o un primo que se operó de lo mismo y te cuenta todo su periplo,  casi siempre con un mal final, por lo que no comprendo qué entiende esa persona por animar a una enfermita. O, todo un clásico,  está el que en su torpe afán de animarte te cuenta que el cuñado de fulano se acaba de morir con tu misma edad de un día para otro. Por lo que digo yo que, según su lógica, eso te debe de dar una alegría tan grande como para que se te pase el dolor por unos días.  ¿Pero qué clase de sádica se creen que es una para animarse con el sufrimiento ajeno?
   Bueno y lo mejor es cuando se les olvida que estás delante y se ponen a contar desgracias a modo de competición. Y todos parecen haber estudiado medicina, todos te dan su pronóstico y te dicen lo que debes o no hacer. Unos, que no te despegues de la cama, otros, que cuanto antes te muevas y dejes las pastillas mejor. ¡Señores, que tengo un maravilloso neurocirujano y un informe donde me ponen todas las pautas,  me pueden dejar un poquito tranquila por el amor de quien sea!
   Pero,  claro, no me puedo cabrear porque los pobres vienen para animarme y sería de muy mala educación mandarlos un poco lejos, tan solo un par de metros de mi casa, que tampoco sería tanto. Pero no, una no puede cabrearse, porque a una la educaron para no ir por la vida cabreandose,  sino para poner cara de aceptar y asumir lo que haya que asumir. Maldita educación postfranquista.
   Pero lo cierto es que estoy cabreada,  muy cabreada,  porque de un día para otro,  sí, esa corta franja de tiempo en que me recuerdan puedes perder tu vida,  en cierta manera y aunque sea, espero,  temporal, yo también he perdido la mía. Que no me vaya a morir de esto y que sí haya gente que se esté muriendo todos los días de otras cosas no me quita el dolor que siento al tan sólo darme la vuelta en la cama, o la impotencia de no poder hacer nada por mí misma, que hayan quedado interrumpidos mis proyectos en mi trabajo, en el teatro, en la Asociación, en mi vida. Que mi dormitorio parezca una farmacia y que tenga que dormir sola porque el más mínimo roce o desnivel de la cama me molesta y que a mi marido le dé miedo abrazarme para no hacerme daño. Y la soledad, bueno,  de esa mejor no hablamos.
   No preocuparos,  sé que es temporal, como casi todo en la vida, como mi cabreo de hoy. Aunque me da que nunca volvemos a ser los mismos.  Mi cabreo se irá,  mis proyectos volverán,  mi cama  otra vez tendrá ese calor que tanto necesito, pero mis tornillos, mis cuatro tornillos en la espalda permanecerán conmigo toda mi vida y con ellos lo mucho o lo poco que haya aprendido en este pequeño, aburrido y extraño espacio temporal, que hoy, desde mi cama,  se me antoja eterno.

                                                                      Marian, una artrodesada aburrida y cabreada más. 

16 comentarios:

  1. Pués cabréate joder, que ya está bien de ser políticamente correcto.
    Ah… te quiero hermanita y el próximo fin de año volveremos a estar juntos los ocho (nosotros y los cuatro tornillos), perdón y Luna, y Lola, y los que se unan. La vida es como un juego, de oca a oca y tiro porque me toca, nada justa ni nada pedagógica (pero esto último no se lo diga a tus alumn@s).

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente primi. Ademas tienes ese don de palabra que a la vez de decir todo de la manera mas correcta, y mas sutil.. no deja d ser la mas clara! Desde aqui mis animos! Se que todo lo q te diga es poco y despues de este blog mas aun. Solo recordarte q cuentas con nosotros. Q te queremos mucho.

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo perfectamente, los demás hablan sin saber y no entienden que se siente estando artrodesada, aunque quieran ayudarte muchos no sabran que decirte y desde fuera les será complicado animarte. Y por mucho que recomienden cada cuerpo es un mundo. Cabreate ! Estas en todo tu derecho, hay que sacar lo que lleves dentro, ya es bastante duro y cruel el día a día de un artrodesado, sacalo y di como te sientes. Muchísimo animo y espero que se cumplan tus proyectos. Un abrazo, Rosa :Una artrodesada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa, por tu comprensión y tus ánimos.

      Eliminar
  4. ¡Pues si NOS HAN OPERADO que difícil, difícil de forma indirecta, intentando que todo lo que esta fuera de la normalidad se asemeje a lo normal, con esto no quiero apagar tu luz y conseguir así o intentar lograr que brille la mía.
    No soy tonto para saber lo mal que lo estas pasando, aunque se que crees que no le presto o no te presto atención ni importancia,que no me doy cuenta que aunque sigues viva has perdido parte de tu vida, mas que perder creo que la has guardado en el cajón junto a la mezcla de calcetines y camisetas,, todo rebujado y que si un día decidimos ordenarlo saldrá todo, vuelta a la normalidad de nuevo.
    Nunca pensé que con esa forma indirecta de la que hablo me llegara a sentir como un observador en un campo de batalla, escuchas tiros pero no te dan, cada bala pasa rozando por tu oreja pero tampoco te da, no son para mi los tiros, pero todos me hieren.
    Pero lo mas importante que por suerte y ya se que no te gusta que te digan lo bien que ha salido todo, SOMOS DOS ARTODESADOS ABURRIDOS Y CABREADOS, tu tienes la herida y yo los balazos.
    Lo bueno de ir acompañado al campo de batalla, es que,,, hay mas de un blanco al que herir y eso es lo bueno de ser un equipo, que somos dos aunque seamos dos mutilados.

    ResponderEliminar
  5. Mari, mucho ánimo. Es lo que se me ocurre y lo que siempre te digo. Ánimo, porque solo la persona conoce de su sufrimiento y de sus limitaciones y tristezas. Ánimo, porque en tu corazón encontrarás la fuerza para salir adelante, como siempre has hecho; y ánimo para no dejar de luchar. Los demás, torpemente, deseamos solidarizarnos contigo y tu sufrimiento, y no se nos ocurre nada más que decir todo lo que expresas, genialmente, por otra parte.
    Sabes que cuentas con mucha gente, que te quiere y que, a pesar de sus torpezas, está contigo y desea compartir este momento de tu vida.
    Y, como siempre, que no nos quiten la palabra.
    Por cierto: ¿ahora como pasarás los controles de los aeropuertos? y ¿cómo lo explicarás si es en otro idioma? Yo me preocuparía de eso y de ir componiendo una explicación convincente en inglés...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, lo de los aeropuertos me lo tengo anotado para preguntárselo al cirujano cuando lo vea. Y por tus palabras de ánimo, muchas gracias, amigo.

      Eliminar
    2. Normalmente no pasa nada, no suelen pitar, el titanio no pita, el problema es cuando te registran y te miran la cicatriz con cara de...¿se ha hecho usted todo eso para traficar con droga? Me paso en el aeropuerto de Heathrow
      Pero divierte que te pregunten, jijii
      Besos titanium girl

      Eliminar
  6. Te entiendo perfectamente.A mi me cambió la vida en un segundo.Mi vida era perfecta,salud de hierro,un trabajo al que amaba,etc,etc.El 21 de mayo de 2011 un accidente de tráfico lo cambió todo.De pronto me vi en una cama de hspital lleno de cables y aparatos y lo peor de tdo un carel sobre la cama en el que ponía "bloque".Vamos que no me pdía mover por mi mísmo y tenían que hacerlo el personal sanitario por mi.Me aseaban,me daban de comer,llevaba pañales ya qe tenía que hacermelo todo encima(sin duda eso fue lo que peor llevé).Días después llegó la artrodesis,un montón de horas de quirófano y los posteriores días ingresado.Las curas,el primer día que te levantan de la cama con el consiguiente mareo,etc,etc.Yo venía del deporte y de una profesión con mucho requerimiento físico y los médicos y familiares fueron concienciandome de que era momento de ir pensando en que mi vida A partir de entonces sería muy diferente pero que había otro montón de cosas maavillosas de las que poder disfrutar,bla,la,bla.La verdad es que hice poco aso y a día siguiente de tener el alta empecé a rehabilitación por mi cuenta y sin ser una obsesión s qe me lo planteé como un reto apasionante.Dedicaba horas y horas diarias y los resultados fueron rápidos,espectaculares e inesperados para todos excepto para mi.Al poco tiempo,corría,nadaba,saltaba y salía en bici como antes del accidente.A pesar de ello perdì mi trabajo porque por más que lo inenté y supliqué al tribunal médico la seguridad social me dió un ainvalidez total permanente para mi puesto de trabajo habitual.Para mi fue un mazazo y u a injusticia porque pude ver que no miran a a persona en particular sino el tipo de lesión que padece y la profesión a la que pertenece.De nuevo tuve qe escuchar lo que los médicos decían en el hospital,esta vez de amigos y familiares....otros por menos han muerto,volviste a nacer,mira que bién estás,no te puedes quejar,tienes una pensión,etc.Después de escucharlo mil veces en más de una oasión dije basta y salté.Les digo cuando saan e tema que todo eso es cierto,pero que no lo es menos que ésto sólo le ocurre a un porcentaje mínimo de la población,que sí,que otros mueren o quedan peor,pero la gran mayoría no pasa por algo así durante su juventud cuando se supone que todo debe ir bien y que ma de muchos consuelo de tontos.Además l de perder el trabaj que gané por oposición,la pérdida de salud que ellos no ven porque está por dentro y que sólo yo noto,etc.Por eso digo que te entiendo perfectamente pero también quiero decir a los que estais pasando por esto y me leeis que la calidad de vida uede ser la misma de antes o incluso mejor si antes no cuidabas vuestro cuerpo ahora teneis la excusa perfecta para hacerlo y estar fijaos lo que voy a decir,"mejor que nunca".Si trabajais para ello físicamente podeis ser personas absolutamente normales y en mi teneis la prueba,corro maratones,hago travesías a nado,competiciones ciclistas tanto en carretera como en montaña,etc.Y buen esto es todo,al final me he extendid mas de lo qe tenía previsto.Si alguien quiere ponerse en contacto conmigo lo puede hacer en esta dirección natacion2019@hotmail.com estaré encantado de ayudar en lo que esté en mi mano.Un saludo y ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por contarnos tu testimonio, que, al menos, a mí y a todos los que lo lean nos va a servir de mucho. En general, en Internet los testimonios que lees suelen ser negativos, así que felicito tu iniciativa de contárnoslo.
      Felicidades por elegir el luchar por tu salud y no conformarte con lo que te digan los médicos.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola soy Nevenka y no se si por casualidad has leido mi historia, pero puedo asegurarte que estoy totalmente de acuerdo contigo, solo que lo que yo hice, lo de contarlo pense que me ayudaría, pedía consejos de Movilidad ya que a diferencia de tu caso, me mandaron pa casa con 4 tornillos y ni una sola indicación. Me sentí SOLA muy sola porque para mi ya que me habia tocado pasar por esto, el médico era como un Dios (para los creyentes) pero no fue asi. Y sigo sola aun a fecha de hoy, 49 dias después de la operación no ha habido nadie que me de una ayuda, PERO..ha fecha de hoy, aconduzco mi coche, hago las cosas de la casa y por fin he dado con una postura super rara para poder ponerme sola los calcetines. Creerme es duro muy duro y peor aun cuando a pesar de todo lo que llevo luchando, camino, no puedo ni debo usar escaleras, no debo cargar peso es lo unico que me ha dicho el médico que me tocó en mi primera y real revisión a los 44 dias de mi operación, absolutamente nada mas. Lloré y me desesperé una semana pero una mañana dije " se acabó ", voy a salir de estas y no pienso permitir que algo de lo que no tengo culpa, me amargue lo mucho o poco que me quede.......
    Soledad nunca le he tenido miedo, pero ahora es mi peor enemiga, no se si me podréis comprender.
    Un saludo. Nevenka

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nevenka, sí había leído ya tu caso. No sé mucho más que tú y estamos en situaciones parecidas. Yo estoy esperando a la revisión del mes y medio con radiografías nuevas para que me den "permiso" para moverme todo lo posible y rehabilitarme lo antes posible. Hasta entonces guardo el reposo que me ha mandado. Me operó el neurocirujano Antonio Cortes que en Sevilla es de los mejores. Es la segunda vez que me opera, ya que en la primera era una hernia discal sencilla pero allí cabo de 5 años y tras un estúpido estornudo terminó de saliste el disco y de ahí la necesidad de prótesis y tornillos. Me ha dicho que quedaré mejor que después de la primera, y ya entonce quedé genial. Confío en él y eso es fundamental. Sí no es tu caso, ve a otro médico o rehabilitador. Te entiendo perfectamente. No dejes de ir contándonos Cómo vas. Todos vamos en el mismo barco.
      Un saludo y a cuidarse.

      Eliminar
  8. Gracias Marian, no me suelo rendir tan fácilmente. De momento ya he eliminado Enantyum y solo tomo Tramadol 300mg al dia, me levanto genial pero al cabo de unas horitas ya estamos con el dolor en la cimtura como si llevase un cinturón de esos que llevan los de buceo de plomos pa no salir a la superficie
    Ahota som los papeleos con la inspección los que me traen de cabeza. Quiero llevarlo a la prensa, si alguien sabe como, por fa ayudarme. Un saludo. Nevenka

    ResponderEliminar
  9. Aunque sea en esta situación, a mi me encanta leerte. Qué gran genialidad para expresar lo que sientes, e incluso sacando sentido del humor para hablar de esa gente que hace sus comentarios constructivos de la vida y de unas historias y otras!! Solamente decirte que mucha Fuerza y Ánimo , más de la que ya seguro tienes ,, disfruta de este ''descanso'' el tiempo que dure. Lee, ve pelis, series, ríete mínimo una vez al día, llora si es necesario, cabréate más y mejor, y si la soledad te inquieta, escribe algo en este blog tan guay que tienes porque aqui nunca estarás sola!! Aunque alomejor esto te lo habrán dicho mil veces ya y ha seguido sin servirte de mucho jajja
    Tu puedes con cuatro tornillos y con toda la charraterría existente !!!
    Besosss profe ,

    ResponderEliminar
  10. Hola! es verdad que casi todos los que cuentan su experiencia en Internet son los que les ha ido mal... Yo tengo 6 tornillos L4-S1 desde hace dos años y estoy más feliz que una perdiz y hago todo lo que hacía antes de la operación mejos jugar al tenis. Y por cierto, en Barajas y el Prat, no suenan los detectores, así que no te preocupes por eso. ¡Qué te vaya muy bien y lo superes pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por toda la positividad que transmites. Eres un ejemplo de superación y motivación.
      Saludos.

      Eliminar